Christian Louboutin
La justicia entiende de colores y ampara a Christian Louboutin: las suelas rojas forman parte de la identidad y marca de sus zapatos. El diseñador ganó una demanda interpuesta a Saint Laurent París por plagio, aunque antes de registrar las red soles había perdido el mismo litigio contra Inditex. Pero, ¿realmente se puede patentar un color?

En 2012, Christian Louboutin demandó por un millón de dólares a YSL  por copia ante un tribunal de Manhattan. “Los acusados utilizan unos zapatos que son prácticamente idénticos a la marca ‘suela roja’ del demandante, lo que puede causar y de hecho está causando confusión, errores y engaños entre el público comprador”, aseguraba el abogado del zapatero de las estrellas. Acreditó que previamente había registrado la idea red soles como uso exclusivo de la marca.

Y es que antes de este litigio, Louboutin ya había perdido un juicio contra la española Inditex, concretamente por unos zapatos de la firma Zara. Por este motivo, el diseñador registró una rigurosa y detallada patente en 2008: el Chinese Red (Pantone 18-1663).

Christian Louboutin

Christian Louboutin

No son pocos los que se preguntan, ¿se puede patentar el uso de un determinado color? La respuesta es sí, cuando una determinada referencia Pantone proporciona una distintividad sobrevenida limitada (limited secondary meaning) como señal que identifica a una determinada marca. «Todo ello prueba que los colores juegan un papel en la identidad de las marcas. Yo no estoy diciendo que el rojo me pertenezca, repito que se trata de un preciso rojo en una precisa localización» concluye Louboutin.

El diseñador cuenta que se encontraba en su taller mientras una de sus secretarias se pintaba las uñas de rojo. Tomó el esmalte y le pintó la suela a unos zapatos. En ese momento nacía el mito

Louboutin cuenta que se encontraba en su taller mientras su secretaria se pintaba las uñas de rojo. Le arrebató el esmalte y pintó una de las suelas. Nacía un mito de la moda

Si echamos la vista atrás encontramos otros casos similares: los chocolates Cadbury demandaron a Nestlé por utilizar el púrpura en los envoltorios de sus tabletas. No cabe duda de que el color relaciona al consumidor con una determinada marca.

Existen más firmas que también han patentado sus colores como identidad visual corporativa:  la americana Tiffany&Co, que salió en defensa de Louboutin, registró en 1998 el Pantone 1837, conocido como azul Tiffany.

La francesa Hermés también posee exclusividad en el uso del Pantone 151C, un naranja tomado por casualidad durante la ocupación de Francia en la Segunda Guerra Mundial. La compañía agotó el papel de color beige pálido que empleaba habitualmente, y el único que quedaba disponible era este color. Hoy es símbolo de lujo.

Rojo oscuro, rojo sangre, rojo coral… Hablemos con propiedad: rojo Marlboro, rojo Valentino o rojo Ferrari.

Anuncios