Sophia Loren

El maquillaje es un arte milenario y un elemento sociocultural de gran relevancia que ha sido utilizado para distinguir rangos, familias y pueblos durante milenios. Desde Cleopatra hasta Amy Winehouse, el colorido del rostro forma parte de la historia y de la personalidad de las mujeres.

Evidencias arqueológicas han demostrado la existencia de cosméticos en el año 6.000 a.C., en el antiguo Egipto. En esta cultura se daba mucha importancia al cuerpo y a la belleza, y tanto mujeres como hombres utilizaban maquillaje en su vida diaria. Uno de los elementos más emblemáticos es el kohl, que se utilizaba para prevenir enfermedades oculares y picaduras de insectos.

El pintauñas, a base de henna, también se utilizaba en la civilización del Nilo para diferenciar las clases sociales. Las clases bajas sólo podían utilizar tonos nude, mientras que las grandes reinas lucían colores vivos: Nefertiti utilizaba el rojo rubí y Cleopatra un rojo teja. El esmalte también fue utilizado en China para distinguir el linaje.  La dinastía Chou monopolizó el dorado y el plateado, y los Ming el negro y el rojo.

Historia del maquillaje 1

Los griegos heredaron de los egipcios la fórmula de fabricación del khol y de una pasta coloreada para labios, mejillas y uñas. La tendencia de la época era una piel nívea, para ello consumían grandes cantidades de comino y aplicaban en la piel una combinación de ceras. Los helenos crearon una crema a base de azafrán para colorear las cejas, precursor de nuestra máscara de pestañas.

Las mujeres del Renacimiento afeitaban sus frentes para dar más dimensión al rostro. Teñían los cabellos con miel, polvo de alumbre y sulfuro negro para lograr reflejos rojizos, aunque el pelo rubio también se puso de moda, sobre todo en las damas venecianas. Trataban el cutis con una mezcla de plomo y arsénico para lograr la tan deseada palidez, y se pintaban con clara de huevo para darle un brillo saludable.  Con el nacimiento de revistas femeninas ilustradas, los cosméticos alcanzaron una mayor difusión, pero el Romanticismo dió un giro y puso de moda a una mujer pálida de rostro lánguido y aspecto enfermizo.

Maquillaje Japón
A la hora de hablar de cosméticos no podemos dejar de lado a las geishas. El proceso de maquillaje de las artistas japonesas es un milenario ritual y espiritual que va más allá de la estética. Las principiantes, Maiko, sólo se pintan el labio inferior porque su intención es ofrecer un capullo de flor. Sólo una geisha completa, Geiko, puede tener sus labios completamente de color rojo. Después de los treinta años, las geishas llevan el tradicional maquillaje sólo para eventos formales o presentaciones especiales

 

Los locos años veinte marcaron una fuerte tendencia en maquillaje:  el look vamp. Pieles pálidas, ojos redondeados, cejas finas muy arqueadas, y labios mate en forma de corazón acompañaron a las mujeres en sus noches de jazz. La manicura francesa, creada en el siglo XVII, también se popularizó durante los veinte y los treinta como símbolo de pulcritud, concepto que perdura hasta nuestros días.

Los años ochenta también cuentan con un merecido lugar en la historia del maquillaje. Esta década nos ha dejado un exagerado colorido: sombras de ojos en tonos morados, azules y rosas, con marcado colorete y mucho volúmen en el cabello.

Historia del maquillaje 2

Hoy en día el maquillaje continúa siendo un símbolo cultural en gran numero de pueblos africanos, americanos y asiáticos. En occidente, el uso del pincel no distingue clases sociales pero sí dice mucho de las personas, de su personalidad, higiene, seguridad y autoestima.

No salgo de casa sin maquillarme“, afirma sin tapujos la top model Nieves Álvarez. Las grandes estrellas de la música se valen del color para potenciar su estilo, como Lady Gaga, Björk, Amy Winehouse o Madonna, y que, como tantas otras grandes damas de Hollywood, se sirven de grandes gafas de sol  cuando no han recurrido a la brocha.

Maquillaje culturas

El maquillaje es una simple extensión de la personalidad, los colores, la ropa, el maquillaje, todo expresa algo”, Gene Simmons, vocalista de Kiss.