Gran Hermano facebook

Cada día, decenas de personas en todo el mundo pierden su empleo por culpa de indiscretos comentarios o fotos expuestas en sus redes sociales. Miles de empresas comprueban impotentes cómo fracasan sus negocios debido a su mala reputación en internet, de la misma manera que cientos de candidatos son descartados durante un proceso de selección laboral. El mundo es un pañuelo 2.0

En España, un hombre adujo una emergencia familiar para no acudir al trabajo y decidió colgar fotos de la fiesta vivida la noche anterior en Facebook. Empleados de Easy Jet, Marks&Spencer y Virgin Atlantic crearon respectivos foros con comentarios ofensivos hacia su compañía o clientes. Una trabajadora suiza pidió la baja en su empresa alegando que no podía estar frente a la pantalla de su ordenador, pero dejó rastro de sus visitas diarias a Twitter. El resultado: despedidos.

¿Has probado a “googlear” tu nombre y comprobar la información que remite? Es lo primero que van a realizar en los departamentos de recursos humanos de las distintas empresas a las que optes como candidato. Una compañía española en proceso de internacionalización fue rechazada en China como consecuencia de los comentarios negativos de antiguos clientes que figuraban en la segunda posición del buscador Google.

¿Controlas la privacidad de tus fotografías en las redes sociales y aplicaciones? La teoría de los seis grados de separación, pulverizada por Facebook en 4,74, según una universidad de Milán, conecta los archivos publicados por ti y por terceros con cualquier parte del planeta. Las instantáneas de las juergas nocturnas del príncipe Harry de Inglaterra o de las hijas del duque de York han saltado a los tabloides británicos gracias a la red de Mark Zuckerberg. 

digital fingerprintEn la nueva era 2.0, en la que los individuos está interconectados, todos poseemos una identidad digital, un rastro imborrable, una huella que queda para siempre en el gran océano internet. La opinión que se pueda extraer de nuestra actividad y resultados en la red, esa imagen que proyectamos al exterior, es lo que se conoce como reputación online.

Para bien o para mal, se trata de la primera impresión que provocamos en alguien que no nos conoce, una tarjeta de visita, una ventana al mundo.

Pero podemos dar un paso más y utilizar nuestra identidad para ofrecer y vender una determinada imágen profesional. No sólo está en nuestra mano cuidar nuestra reputación, también podemos crear nuestra propia marca personal.

Twitter bird

La marca personal 2.0 es el resultado de aplicar estrategias de marketing online a nuestro perfil. Se trata de elaborar un plan de acción y manutención en social media (redes sociales, blogs, aplicaciones) que pretende resaltar nuestras aptitudes y competencias para comunicar de manera efectiva quiénes somos profesionalmente y qué es aquello que nos diferencia de los demás. Toma internet como aliado, no como enemigo.

Protege tu privacidad, cuida tu información, desarrolla un plan y vende tu profesionalidad. Charles Handy, profesor de la London Business School, afirma  “la confianza es como el cristal: se ha de tener paciencia en fabricarlo y, a pesar de su aparente dureza, una vez que se rompe en mil pedazos cuesta mucho juntar los fragmentos y recomponerlo”.